#CHICASENFRANCIA: DIJON Y LA BORGOÑA

Y siiii! nos dieron muchas ganas de salir de Paris a devorarnos una de las regiones más foodies del planeta: la Borgoña francesa y nuestra primera parada en su capital, Dijón, la ciudad de la famosa mostaza. Luego, adentrarnos en lo profundo de la provincia para vivir la experiencia en un spa de montaña espectacular en la localidad de Saulieu! Ay ay ay chicas! cuántos placeres se nos dan viajando! o no? y más si te animás a experimentar cosas nuevas y más si como nosotras te pasa que de repente te invitan a un programa de la tv francesa a filmar! jajaja, ya les voy a contar!!

SALIR DE PARÍS

Cuando tenés varios días en París y tal vez no es tu primera experiencia en Francia, está bueno dedicar al menos uno o dos días a explorar las afueras, salirte del molde, conocer lugares no tan tradicionales y que van más allá del Castillo de Versalles, animarte a subirte a un auto con amigas y la música bien alta o a un tren que en 2 horas te deja en un cuento medieval de mounstros y princesas y el paladar en éxtasis con la comida y los vinos más exquisitos del mundo.

Pensá que Francia entera tiene el tamaño de la Provincia de Buenos Aires, no! es más pequeña todavía. Así que en pocas horas andando, aparecés nadando en el Mediterráneo o en los Alpes limitando con Suiza, o Italia, o esquiando en la alta montaña, o en medio de la campiña con los mejores viñedos y paisajes.

Nos habían hablado tanto de Dijón, su gente, sus sabores que decidimos venir a conocerla.

#CHICASENDIJON

Creímos que lo mejor era llegar por tren (1.45h aprox) desde el centro de París pero atenti. Este es un país que en el último tiempo está viviendo algunos líos sindicales con el transporte. Te suena ésto? siii! chicas! en Francia también existen problemas con los gremios y puede pasar que haya PARO, esto significa que antes de sacar tu pasaje de tren chequees si hay chances de que el sindicato programe un paro, porque cuando lo hace, son 2 o 3 días enteros sin transporte y esto puede afectar tu viaje. Para evitar este rollo? lo mejor! alquilar auto.
Nosotras decidimos alquilar en @hertz (gestionamos todo online y terminamos de ultimar detalles en la suc. cercana a nuestro depto de París: Porte Maillot) hay autos a partir de los €30 x día pero luego tenés que tener en cuenta gastos adicionales, por ej. tamaño de baúl para que entren todas las valijas, cant. de personas que viajan, nosotras queríamos uno automático (que en Europa es una rareza) así que eso costó un upgrade importante, luego le adicionamos los seguros, la nafta, la hora de la devolución, etc. Así que tenés que tener en cuenta que hay otros gastos para considerar además de la tarifa.
Una vez que tenés el auto solo queda agarrar la A6 desde París, elegir la música y animarte a vivir la experiencia rutera más hermosa de tu viaje! Una auténtica road movie de chicas, tuvimos que aprender a cargar nafta solas, a asignar roles ruteros, conductora designada y copilota, a hacernos chiquititas y meter todas las valijas en modo tetris una y otra vez hasta que entraron y bueno, por supuesto, a intentar no perdernos en el camino y si eso sucede tan solo disfrutar. Estamos en Francia, puede haber algo para no sonreir? Nada.
Salimos a la mañana bien temprano, buscamos el auto, Kari al volante y ahora, la ruta es nuestra! en 2.50h estabamos estacionando en Dijón un domingo. Acá hay un dato importante: las ciudades no son lo mismo un día de semana, un sábado que un domingo. Por lo general en Europa los domingos todo cierra, la gente descansa, los estudiantes se van a sus casas fuera de la ciudad y solo queda una paz que sobrevuela todo y se puede sentir un aroma a siesta eterna, por eso “caer” en domingo en una ciudad hace que todo sea diferente. Si querés ver la ciudad en su escenario y “ruido” habitual lo mejor es que elijas un día de semana, pero si querés disfrutar un Brunch en Dijón (como queríamos nosotras) lo único que podés hacer es venir domingo. Así que al llegar, nos encontramos con una ciudad algo fantasma, tan medieval como un cuento y donde podíamos caminar casi a solas por entre las callecitas angostas y soñadas y sentir una paz liviana en el aire que nos mimaba y nos hacía sentir ahora sí, en un hermoso pueblito de Francia, nada parecido al bullicio parisino. Y lo mejor, es que casi la mitad de su población son estudiantes! porque tiene una de las universisades más prestigiosas de Francia así que chicas atenti! Solteras vale la pena una pasadita por Dijón JAJAJA (en días de semana porque los findes se van) .

BRUNCH EN DIJON

Preguntando a los locales, como siempre cuando viajo, nos habían contado de un brunch muy famoso y que es el corazón de la ciudad y solo funciona en domingo así que teníamos que venir a probarloooo! Se llama Le Brunch des Halles de Dijon y es una experiencia foodie alucinante pero ojo! solo funciona entre los meses de junio y septiembre (ay veranito europeo qué lindo sos!) de 11 a 15h y todos los domingos hay un chef famoso a cargo cada vez.
Tenés que reservar tu sitio por la web (cuesta €25 c/u) y al llegar, hay grandes mesas puestas muy a la francesa, con mantelito de colores, alrededor de los puestos del gran mercado de comidas y allí solo vale sentarte a no parar de desgustar. No vale venir sin hambre o a dieta! te seducen los quesos, la decoración de las mesas, la gente, los panes, el señor Chef que viene a saludarte y contarte en su francés dijonnaise sus mejores recomendaciones, y vos no sabés por donde empezar.
Acá estamos meta brindis!
Vale probar todo. La bebida , si es con alcohol, la tenés que pagar aparte. Y lo que no debés perderte para nada es la creme de cassis, un kir dulce riquísimo típico del lugar como lo es la mostaza, ideal para aperitivo o a la hora de los postres. Nosotras embalamos y trajimos unas cuantas botellitas para casa! 😛
Para las que amamos comer y disfrutar en cualquier parte del mundo, este Brunch es un gran placer, compartir la mesa con los locales otro tanto, vale hablar el idioma del amor (si no entendes nada de francés como yo), la mayoría son franceses, muchos parisinos que vienen a pasar el día o turistas de otros países europeos, la comida en ésta región del país es muy prestigiosa, los caracoles, el famoso bœuf Bourguignon (vino y la carne de res), los panes especiados, es definitivamente una región foodie y hay que venir con ánimos de devorarla!
Nos acercamos a despedirnos del chef del Brunch (este día estaba a cargo el famoso Eric Briones) y con la panza llena (gordis nosotras?) salimos a explorar la ciudad, es divina porque es chiquita y contenedora, en un día la recorrés más que perfecta. Un datazo acá es que si no tenés idea por donde empezar mires hacia el piso, sí! vas a ver uno buho o lechuza (animal representativo de la ciudad “chauette“) que señaliza con marcas esculpidas en bronce en el piso por dónde hacer el mejor recorrido histórico y no perderte nada. La ciudad parece un gran store de Ladurée, o no? jajaja
Así que lo que tenés que hacer es “seguir el camino del Buho“. Y cuando lo encuentres (lado norte de la Iglesia Notre Dame) tenés que acercarte a tocarlo con la mano izquierda y pedir un deseo porque trae suerte! La parte histórica es toda peatonal chicas no hay semáforos ni autos, un placer caminarla, un viaje en el tiempo real!
Los imperdibles un día en Dijón son:
-Ver la locación de la peli Cyrano de Bergerac, es una casa de té de fines del 1400 Maison Milliere donde se filmó la peli y su fachada, su estilo es divina. Mirá, estoy sentada acá igual que Gérard Depardieu. Qué tul?
-Curiosear la iglesia Notre Dame (como la de París) es del 1200! y son impresionantes sus gárgolas góticas, son más de 50 y me dieron un poco de miedo te voy a confesar. En lo alto de la torre hay un reloj campanario con cuatro muñequitos de metal “Jacquemart y Jacqueline” que marcan cada hora con un martillo sobre el campanario y los otros dos “Jacquelinet y Jacquelinette” (los hijos) golpean cada 1/4 de hora sobre una pequeña campana. Después también caminando cerquita está la Catedral.
No hay Dijon sin mostaza así que a degustar y comprar chicas!!! atenti que algunas variedades pican fuerte! Nos encantó el local La Moutarderie Fallot, una de las marcas boutique de la ciudad.
-Ver el Palacio de los Duques de Borgoña.
-Subir a la Torre Philipe Le Bon que es del año 1400 y son 300 escalones, clase de step😅a full y vistas 360 de la ciudad tremendas al atardecer! y cuando estés arriba ponete a mirar los techos de las mansiones de la ciudad, allí es donde vivían las familias de la aristocracia y se mantienen como en aquella época, tienen la técnica de vernissage, multicolores, un espectáculo para viajar a través del tiempo y te preguntás, donde tienen los aires acondicionados y donde cuelgan la ropa? Nooo! parece que estuvieras en otra dimensión del tiempo! Surreal.
– Si sos muy fanática agendá venir en el mes de noviembre que es la Feria Internacional de la Gastronomía y lleva casi 100 años de tradición. Y como no podía ser de otra manera, en Dijón hay restorantes muy prestigiosos y varios con 2 estrellas Michelin, como sabés, en Francia los chef se disputan con honor este título. Así que si querés vivir esta experiencia verdaderamente dijonnaise agendá conocer:

• William Frachot – Hostellerie du Chapeau Rouge (**)
• Stéphane Derbord – Restaurant Stéphane Derbord (*)
• Angelo Ferrigno – La maison des Cariatides (*)
• Dominique Loiseau – Loiseau des Ducs (*)
• Nicolas Isnard et David Le Comte – Auberge de la Charme à Prenois (*)

Y cuando ya te diste una panzada de abadías y castillos, infinitas calles de piedra tremendamente medievales, alguna experiencia foodie con estrellas, es hora de arrancar camino a la zona de viñedos, las opciones más recomendables son: Marsannay-la-Côte, Gevrey-Chambertin o Nuits-Saint-Georges y obvio asignar conductor responsable! porque no son compatibles conducir y beber jajaja y sino, podés hacer una horita más de auto, despedirte de Dijón, atravesar las colinas más verdes y perfectas hacia el lado de los Alpes y llegar hasta un spa deluxe en La Borgoña y relajar al infinito. Como hicimos nosotras.

BERNARD LOISEAU´S HOTEL & SPA
Saulieu – Cote D´Or

Francia tiene ese no se qué tan elegante y chic, restoranes de tremendo prestigio internacional, lujo extremo e intentar salir de lo vulgar y ordinario siempre fue EL sello francés. Esa necesidad de destacarse de lo común, y cuando decís eso es muy francés, te referís precisamente a eso que es dificil de describir, que no es regular, ni clásico, sino que es algo muy francés, con mucho estilo y algo barroco también. Cuando hablamos de moda, Francia es “Haute Couture” (Alta Costura), Dior, Yves Saint Laurent y miles de referentes de todas las épocas.

Vos te preguntarás como llegamos hasta acá, o sea, un pueblito chiquito SaulieuComo esas cosas rarísimas que me suceden desde que existe este loquísimo mundo de #Chicas resulta que nos invitaron de la TV5, el canal más importante de la teve francesa, a participar de un programa que sería filmado en el hotel spa más prestigioso de toda la borgoña, cuya dueña es Dominique, viuda de uno de los chef más famosos de Francia y que junto a sus hijos decidió continuar el legado de su esposo, en un espacio increíble de pura salud y placer. Donde mandan los sentidos, la estética, la belleza que entra primero por los ojos, luego recorre los otros sentidos y

 

¡Seguí nuestras redes para mantenerte actualizada!